Este blog también se alimenta de comentarios...

Si ya has venido hasta aqui, ve y deja un comentario en algun post.
Me gustan las letras ajenas...

NM

miércoles, 11 de febrero de 2009

Historias casuales de una mujer formal


La mujer subio al tren sin mirar atras, solo traia su vieja chaqueta roja y una pequeña maleta de mano de piel color camello, un cuaderno en blanco y pluma, con sus botas altas se cubria del frio que se le colaba por la falda, acomodo la bufanda y siguio adelante. Busco asiento lo más alejada de la gente, queria descansar sin tener que sonreir y socializar, nunca le gustaba ser déscortes, y eso era de lo que trataba de escapabar, de las apariencias, la hipocresia, los compromisos, el tedío en el que habia caido su vida.

Ella en realidad nunca habia soñado con ser una mujer de hogar, pero claro con la creencia de que el destino es el que te escoje se dejo llevar por él. Y así había vivido 30 años en ese vaiven de alegrias y frustraciones.

Ya estaba ¨vieja¨ se decia para intentar empezar una vida de aventurera, conocer nuevos países, defenderse sola de los miedos que acechaban su cabeza, dejar las comodidades para pasar penurias que templaran su fortaleza interior. -.NO, olvidalo, aqui estas mejor se decia esas noches de desvelo cuándo la soledad rodeada de gente la invadía. .-No exijas demasiado a la vida, has tenido una maravillosa aventura, criando hijos, cuidando casa, atendiendo marido, rodeada de amistades.

Pero porque siento esa anguistia de morir sin haber sentido la excitación de VIVIR de verdad, no solamente pasar por la vida, si no de dejar huella, marcar el alma para siempre. Para que cuándo le toque revivir en otro cuerpo y en otra epoca le dejemos recuerdos y sueños de una vida anterior interesante. .- Esta bien ya no lo hare por mi, lo hare por la proxima vida que le toque vivir a mi alma.

Cogio su vieja chaqueta roja, su pequeña maleta de mano de piel color camello, un cuaderno en blanco y pluma, con sus botas altas no sentiria el frio que se le colaría por la falda, acomodo su bufanda y partio a tomar el tren...