Este blog también se alimenta de comentarios...

Si ya has venido hasta aqui, ve y deja un comentario en algun post.
Me gustan las letras ajenas...

NM

jueves, 26 de marzo de 2009

De hijos


Había una vez un niño que sentia que a veces su padre no lo comprendia, cuándo queria jugar el padre estaba serio u ocupado, cuándo él queria meditar sobre algo, su padre estaba bromeandolo y haciendole cosquillas, cuándo tenia dudas no tenia tiempo para contestarlaselas y cuándo quería descansar, pues el padre queria platicar y saber como estaba...

En fín que pocas veces pasaban por la misma frecuencia en el mismo momento.

Una de esas veces que se enojo con su padre soño que no lo tenia, al principio se imagino feliz, libre, sin regaños y sin restricciones, con toda la seguridad de ya ser un "hombre" sin rendirle cuentas a otro, se vio dando órdenes y organizando su casa, luego penso en que su mamá y sus hermanas requerian de muchas cosas que solo el padre puede darlas; se asustó. Sintio más responsabilidad de la que tenía ahora y le dio miedo ser el proveedor de las necesidades del hogar. Tambien valoro el apoyo incondicional que le da en los momentos de frustración cuándo no le salían bien las cosas y penso en los grandes y fuertes brazos de su padre cuándo lo abrazan para darle anímo. Recordo la sonrisa de sus hermanas cuándo ven llegar a papá y las abraza y persigue haciendolas reir.
Se estremeció al pensar en su madre sola, sin ese hombre que la cuida, la abraza y la apoya en las decisiones importantes.
Fué entonces que se visualizo tan chiquito al lado de su padre, que dio gracias a Dios de tenerlo a su lado.

Se le acerco y le dijo.

- Papá, ya sé cuál fué el peor momento de tu vida.- -¿Cuál hijo?

- Cuándo se murió tu papá verdad? - Y lo abrazó muy fuerte y le dio un beso.

Ahora no solo exigirá buenos momentos y apoyo, él tambien estaría ahi para compensarlo por todas las grandes enseñanzas que aún estan por venir.

Tan solo tiene siete años...

8 comentarios:

Luna dijo...

Precioso cuento-reflexión-
Primero, el reconocimiento que hace el niño de la valía de la figura del padre.
Al persar en la posibilidad de su ausencia, se dá cuenta de todo lo que tiene a su amparo, él y su familia.
Y eso sucede, al constatar que existe la muerte.
Esta semana, precisamente mi hijo, me comentaba que su hija de seis años, le abrazó y le dijo: papá, no quiero que te mueras nunca.
Es un descubrimiento triste, para los niños eñ de la muerte.
Pero también hace reflexionar, la no sincronización de las apetencias de ambos... Y eso, los mayores son los que debemos de tener la sensibilidad de notarlo, y actuar en consecuencia.
Buen post.
Un beso

Exenio dijo...

Ciclos, ciclos, ciclos...

Vane dijo...

Me llegan estas palabras porque las entiendo perfectamente, las cosas cambian cuando un ser tan importante no está.

Un saludo Nuri y gracias por tu visita.

Mr. Magoo... dijo...

Que bonito sentimiento de un nino de apenas siete anios. Se nota que a su alrededor hay amor para dar y repartir y su sensibilidad es enorme, mira que pensar en toda la responsabilidades de su padre. Ahora deja te reganio canija porque casi casi me haces chillar....
Saludos, excelente cuento...

Victoria dijo...

que barbara! que regalo prescenciar una cosa de esas tan de cerca!
Tu niño es un iluminado, sera siempre un regalo de vida para el padre como para el niño
que hermoso.... me sacaste las lagrimas que lindo
ademas en alguna noche en una convivencia me encontre con una pareja que reconocio como el momento mas triste de sus vidas la muerte del padre...
te suena familiar????
me encanta tu familia, lo sabes verdad??

Cornelivs dijo...

Este post es realmente PRECIOSO Nurimoon.

Verdaderamente.

Un abrazo...!

PAOLA dijo...

Bello, nunca más tierno, me llegó hasta el corazón
Besos

Liliana Manjarrez dijo...

Sin duda alguna es un niño cristal y esto es sólo el principio.