Este blog también se alimenta de comentarios...

Si ya has venido hasta aqui, ve y deja un comentario en algun post.
Me gustan las letras ajenas...

NM

martes, 28 de julio de 2009

Entre sueños y despertares...



Entre los sueños que recorren mi cabeza de un lado para otro en las noches de desvelo no logro recordar cuales aparecen despierta y cuales estando dormida. La inconciencia me asusta y la conciencia me incomoda.

Quisiera citar la epopeya de Gilgamesh. En uno de tantos recorridos del heróe un inmortal para probarle Gilgamesh su propia debilidad, le reta a que trate de no dormir durante seis días y siete noches. Gilgamesh cierra levemente los ojos y se duerme. El Inmortal dice a su mujer: “Mira a este hombre que quiere vivir eternamente y que no es capaz ni siquiera de liberarse del sueño. Cuando se despierte, va a negar que se ha dormido porque todos los hombres son mentirosos. Tú le proporcionarás la prueba de lo contrario. Cada día fabrica un pan y ponlo al lado suyo”. Al séptimo día, el Inmortal despierta a Gilgamesh. Este dice furioso: “¡Cómo, apenas entrecierro los ojos un momento y ya me empujas para despertarme!”. Pero cuando le muestran los panes, el primero más podrido que los recién fabricados, Gilgamesh se da cuenta que ha dormido seis días y siete noches...
Este mentirse a sí mismo lo describe magistralmente Dostoyewski en “Crimen y Castigo”. Un preso condenado a muerte, quiere dormir toda su última noche. Se despierta un minuto. En ese minuto se despierta también un perro que ladra un minuto. Ambos se duermen.
Horas más tarde pasa lo mismo: El preso se despierta un minuto al mismo tiempo que el perro ladra un minuto. Al amanecer sucede lo mismo por tercera vez. El preso se despierta en la mañana diciendo que no pudo dormir porque toda la noche ladró un perro.

A juzgar por los textos mesopotámicos, la más antigua preocupación de los hombres es “despertar totalmente”. Todas las doctrinas esotéricas subrayan esta “maña” del hombre que le hace unir sus pequeños estados de conciencia, como el prisionero de Dostoyewski, y olvidar que entre ellos hay grandes lagunas de sueño.

La totalidad del Budismo Zen está basada en este despertar o iluminación llamada “Satori”. “No hay Zen sin Satori que es el alfa y el omega del Budismo Zen. El Zen desprovisto de Satori es como un sol sin luz ni calor... El satori puede ser definido como una mirada intuitiva en la naturaleza de las cosas en contraste con la comprensión lógica o analítica. Prácticamente significa el descubrimiento de un mundo nuevo, desapercibido hasta ahora a causa de la confusión de un espíritu formado en el dualismo. Al alcanzar el satori, todo lo que nos rodea es visto bajo un ángulo de percepción hasta ahora desconocido. Para los que obtienen el satori, el mundo cambia...

Estoy en busca del Satori y quiero estar bien despierta para hallarlo.

miércoles, 8 de julio de 2009

Ennya





Querida mia:

Como decirte lo mucho que te amo, lo indispensable que es para mi verte feliz, completa y plena, que crezcas llena de amor y sabiduria ante la vida, tienes la inteligencia, el ingenio y ese espiritú de libertad, tu personalidad es arrolladora.
Como hacerte saber que mis regaños son para formarte, para guiarte y doblegar un poco tu impetú de valentía mal encaminada, tienes 4 años apenas, una vida por delante y muchas piedras que rodear aún.
A veces eres testaruda, implacable con tus juicios, caprichosa, intolerante y altanera, la impaciencia te domina y la prudencia no es tu mejor amiga.
Cuándo quieres aparece mi niña cariñosa, la protectora de su hermanita, la que platica y juega con su hermano, me encanta verlos planear atracos a los juguetes castigados, cuándo creen que no los oigo y se alian para jugarmela. No me importa que crean que me ven la cara, lo importante aqui es la unión entre hermanos, la honestidad, y la renuncia del propio egoismo, porque cuándo tus padres ya no esten contigo y muchos amigos vendran e iran, tus hemanos siempre ahi estarán. Y las aventuras y experiencias de tu infancia marcaran la futura relación de aprecio, respeto y amor.
Me preocupa tu corazón, mucho. Tu sensibilidad, ese saberse admirada y amada, no siempre te lo van a hacer saber y tienes que aprender a vivir con ello. Para tu familia eres nuestra princesa hermosa, nuestra niña. Pero afuera el mundo es otro, no esperes ser siempre el centro de la atención, somos muchos en este mundo y todos queremos brillar de una u otra manera, hay que saber perder y salir adelante no te agobies por fracasos si las cosas no siempre salen como quieres, solo manten unas lágrimas precisas y atemperadas y siempre siempre puedes comenzar de nuevo y buscar tu triunfo. Pero poco a poco se hace el camino. No desesperes.
Sé prudente, ten la capacidad de jamás recordar la intrigas ni mucho menos comenzarlas, atrevete a decir ¨Te amo¨ cuándo verdaderamente lo sientas, a lo mejor muchas veces no se lo merezcan, pero tu estarás satisfecha de dar lo mejor de ti.
Núnca dejare de amarte y eres muy importante para mi, te quiero por como eres y jámas cambies, solo aprende a dominarte a ti misma. La locura, la pasión, el valor y los anhelos son lo que te hacen ser tan especial... Te amo.
Mamá.

martes, 7 de julio de 2009

Pluie, Lluvia, Rain, Pluja, Pioggia




Quiero que llueva.


Esa lluvia que cae tan fuerte que suena como la regadera aun después de haberla cerrado. Esa que te hace pensar en diques, diluvios y arcas. Esa misma que te hace desear volverte a meter en la cama, cuándo las sábanas aún no han perdido el calor de tu cuerpo, y fingir que en el reloj hay cinco minutos más temprano de lo que es en realidad.

Pregunten a cualquier niño que haya pasado por tercero de primaria y se los dirá: El agua no deja de moverse jamás. La lluvia cae y baja por la montaña hasta el río. El río se abre camino hasta el mar. Se evapora, como un alma, en forma de nube. Y después, como todo lo demás, comienza el ciclo de nuevo.