Este blog también se alimenta de comentarios...

Si ya has venido hasta aqui, ve y deja un comentario en algun post.
Me gustan las letras ajenas...

NM

sábado, 22 de agosto de 2009

Siempre al final, estas tú.



Te conoces? Te reconoces? Te descubre día día. Eres la persona que creias ser? Eres la persona que soñabas serías? Somos como una sombra etérea que cambia de forma cada mañana, cada noche, segun el ritmos del viento. Nos dejamos llevar. Tan vestidos de colores como de blanco y negro según el caso. Caminamos entre las multitudes y la estela del brillo personal se pierde, se dispersa, te lo absorben, te lo roban. Nos vemos a nosotros mismos como seres reales, pero quizá somos nuestros propios y engañosos espejismos.

Deja ya de engañarte. Eres la causa de ti mismo,de tu tristeza, de tu necesidad, de tu dolor,de tu fracaso o de tus éxitos, alegrías y paz.
“Iba tan acelerada por conocer a otros que se le olvidó conocerse a sí misma. Estaba tan seguro de que su triunfo consistía en agradar a los demás que se le olvidó agradarse a sí mismo. A ambos les pasó lo único que siempre cumple y siempre pasa: el tiempo.
Muchos vacíos de vida se producen por error de entrega de vida. Nos regalamos sin construirnos ni valorarnos. Buscamos amores ajenos y olvidamos el amor propio.
Aquellas reinas de noches de sofá y cama, aquellos vampiros chupadores de espejismos de luna menguante, todos sin excepción se fueron desvaneciendo entre rutinas de calendarios sin historia hasta que un día, de repente los envolvió el gran nubarrón del alma, que es ese momento en que mirándote al espejo no te ves. Se desaparecieron de sí mismos porque su yo, a cambio de nada se lo habían dado a otros.
De vez en cuando hay que sustituir paisaje por espejo y mirarse en silencio para reconocerse, que es ese profundo volver a conocerse. Aprender a hablar con uno mismo, reflejarse en el propio cerebro, abrirse en poro y piel, penetrarse en dulce y hiel. Saber verse, husmearse, criticarse y quererse. Hablarse…hacerse preguntas y preguntarse… parirse respuestas y responderse.
No te equivoques: a no ser que ya te hayas definitivamente vendido en la gran feria de los abolorios humanos, nunca estarás sólo. Al final, siempre quedarás tú para encontrarte contigo“.