Este blog también se alimenta de comentarios...

Si ya has venido hasta aqui, ve y deja un comentario en algun post.
Me gustan las letras ajenas...

NM

domingo, 31 de julio de 2011

Mi primer relato publicado.




El.-
Pasa, la miro sorprendido, las palabras se le enredan, sonríe, solo eso necesito para reconocerla.  Carga una botella de vino, me la extiende temblorosa. Rozo su mano y tiembla aun más. Me da escalofríos, mezcla de curiosidad, asombro y admiración por su temple y su belleza. Voltea a todas las direcciones, me pone nervioso. Voy por dos copas, leo la etiqueta como no sabiendo que hacer.-
Volteo y la tengo atrás de mi, oigo el corazón caminando por su cuerpo. Toma la botella, sirve un líquido que parece vivo ante el movimiento involuntario de sus manos. Me aproximo, la abrazo se quiebra entre mis dedos. Su cuello expectante,  sus hombros, su suave boca deliciosa. Cierra los ojos para guardarme en su memoria, delineo sus formas, dibujo con mis dedos sus pezones erguidos. Siento el aire agitado respirar por sus poros. Algunas noches dibuje su silueta en los pliegues de una sábana dispuesta.
Avanzamos sin hablar. Tal vez no hay nada que decir. Los dos sabemos que la nuestra es una sed vieja que debe saciarse en este instante.
Sobre la cama la miro, la acaricio y no comprendo la tristeza de sus ojos. Al abrazarla siento un gemido ahogado. Me toma de la mano y me conduce por su cuerpo, acompaña con su respiración agitada sus movimientos, me dejo guiar. Cede a mis caricias de nuevo, que ya no pueden parar, es como si dos cuerpos se entregaran sin nadie que los pudiera detener, son almas reconociéndose. Asi como hace 500 años, donde ella era otra mujer, pero yo era el mismo, deambulando por siglos en busca de ese encuentro, ínfimo, único, inolvidable e inverosímil. Real? 
Por la extensión de su abrazo comprendo que la distancia y el tiempo son efímeros. Ella quisiera escuchar algún delirio, una promesa; no la habrá, lo sabe, sólo dice .-algún día tenia que venir. Sólo atino a sonreír, absurdo y confundido.
Solo dos copas servidas de aquella botella, que la acompaño bajo el brazo como un chaperón silencioso, le dio la valentía para tocar mi puerta. Un olor en mi piel, en mis poros sudor como una muestra de que su cuerpo había sido mío, el sabor de boca, dos mordidas en los labios y en mi hombro, me demuestran que lo que paso aquella tarde no fue un sueño extraño, delicioso y confuso.

Ella.-
Me tiembla el alma. Me abre y me mira sorprendido, quiero decirle que por fin me atreví a venir, que no dejaría pasar otra vida sin conocerlo, pero titubeo y el me sonríe. Me ha reconocido. Eso me tranquiliza, le extiendo la botella, así sin mas. No es un amor el que vengo a buscar, es un deseo que viene a saciarse solo eso.
Descorcha la botella, me acerco por detrás para oler su piel, ver su perfil y ansío morder sus labios. Me besa e inmediatamente siento la humedad que se corre dentro de mi. Cierro los ojos, siento sus manos sobre mi piel, alguna vez imagine sentirla bajo sus dedos ágiles. Me alejo tratando de aparentar serenidad.
Dando tropezones de impaciencia, nuestra piel no puede esperar ni un minuto, no hay nada de que hablar solo somos dos cuerpos, dos almas. Nuestras lenguas se entrelazan y se reconocen eso es todo. La danza ha comenzado y el ritmo es decadente y glorioso. Arquear la espalda hasta tocar el cielo. Sonrío satisfecha y lo miro con los ojos cerrados, al mismo tiempo siento tristeza de aceptar que el deseo cuando se ha visto satisfecho por fin, puede exigir aun  mas. Comprender que siempre la expectativa de que sucedan las cosas es mayor al hecho consumado. Maldita insatisfacción humana.
Me pongo de pie y lo guío por mi cuerpo, para que memorice mis contornos así en las próximas vidas que nos perdamos siempre sabrá que existo por ahí . Infinita, así me siento entre sus brazos. Nos poseemos de antaño.
Nos abrazamos para sellar la entrega  Quisiera oír tantas cosas. El sólo atina a sonreír, absurdo y confundido.

Me visto, me marcho. Antes bebo un sorbo de vino de una de las copas, dejo impresa la huella de mis labios, ahí perpetua para él… para la eternidad.

7 comentarios:

Alf dijo...

El silencio es elocuente y el mismo vino revive espacios! Gracias...

La sonrisa de Hiperión dijo...

Felicidades por esa publicación.


Saludos y un abrazo.

Monica dijo...

Felicidades! (¿te acuerdas de mi? te escribi hace tres alos, antes de llegar a México. ¡Ni siquiera hablaba yo español!)
De otro lado (espero expresarlo bien:) me sorprende mucho que te lo publicaron. He leído (en la peluqueria) otros "relatos publiados por glamour" y me parecieron sin mucho valor literario. El tuyo es al contrario y como tus otros posts de ese blog. Felicidades otra vez!

Victoria dijo...

felicitaciones amiga! y ojala que este blog se vea beneficiado con algun texto de vez en cuando
se te extrana mucho!

Martuchis dijo...

Nuri:

Hacia rato que no pasaba por tu blog y me gustó tu relato que padre que te lo publicaron.

Siempre se me ha hecho muy padre el estilo que tienes para escribir y yo pienso que tú deberías escribir un libro.

Saludos desde acá.

Exenio dijo...

;-)

gabriel revelo dijo...

Muchas felicidades Nuri!!!!!